VIDA Y PRÁCTICA CÁTARA




La práctica cátara es de una gran riqueza, abarca todos los ámbitos de la vida cotidiana. Esta hace que los cátaros tengan una forma de vivir totalmente diferente a la habitual de este mundo, sumergido en el materialismo, las tecnologías, el consumismo, el ocio, la competitividad y un largo etc.

Todas las prácticas están destinadas a purificarnos, desprendernos de todo aquello que nos ata a este mundo mezclado, van dirigidas a abrir el corazón espiritual y liberar la divinidad que llevamos dentro.



ABLUCIÓN EN LAS AGUAS PURAS


La ablución (lavado de purificación) en aguas puras, limpia el cuerpo físico y el cuerpo sutil. A este agua, por bendición, vienen los rangos celestes de la ablución en las fuentes, y tienen acción sanadora sobre el cuerpo espiritual.



Igual que el agua toma la forma del recipiente que la recoge, también es un transmisor de vibraciones. 


 

ORACIÓN


Realmente es una forma de vida; no es que se practique oración, se vive en oración para sobre-elevarnos y transcender a todo lo mundano. 
Existen diferentes formas de oración. Quizás la más original y menos convencional seria la ORACIÓN PLÁSTICA: son hermosos movimientos corporales que ayudan a abrir el corazón espiritual.







 La práctica del traslado de la oración plástica al interior o la interiorización iluminada, llevará a la paz profunda y a la adquisición de los fondos dorados del camino cátaro hacia el Reino Celestial.






POSTRACIONES

Otras prácticas de orden religioso realizan postraciones, pero son otro concepto, otras formas: éstas suelen tener un sentido de sumisión, idolatría o expresión de pecados.

Nada que ver con las postraciones cátaras cuya imagen y esencia de las mismas, es la caída de nuestra alma divina a la Tierra (humanizándose) y posterior ascensión triunfadora, con un nivel superior de divinización



Igual que se pueden escalar montañas visibles, las postraciones son la escalada a la montaña invisible  del espíritu luminoso.




EXCURSIONES


El contacto con la naturaleza y sus lugares sagrados, así como la ascensión a los castillos que llegan al Cielo, son imprescindibles en nuestra práctica cátara.








Entradas populares de este blog